Web
Analytics Made Easy - StatCounter

Cómo tratar el agua de la piscina

 En Piscinas

Cómo es el tratamiento del agua de una piscina

Hoy queremos hablar de cuáles son las principales técnicas que se utilizan para cuidar del agua de una piscina, y con el fin de garantizar el baño seguro de los usuarios.

En primer lugar, es fundamental que identifiquemos cuáles son las diferencias entre  el tratamiento físico y tratamiento químico del agua. Cuando hablamos de tratamiento físico del agua, nos referimos a acabar con todos los residuos sólidos que se encuentran en agua mediante su filtrado.

En estos casos, es importante hacer la constante revisión de la presión del manómetro del filtro, ya que cuando se indican presiones altas será necesario hacer un lavado de arenas.

Como especialistas, recomendamos revisar el filtro todos los años y hacer el cambio de arena al menos cada 3 o 4 años, aunque si trabajamos con aguas duras, el cambio debería hacerse más frecuentemente ya que al transcurrir este tiempo, la capacidad filtrante de la arena puede empezar a perder efectividad.

Cuando nos referimos al tratamiento químico, hablamos de la desinfección del agua mediante el uso de pastillas de cloro o cualquier otro método, como por ejemplo la cloración salina. En este tipo de técnicas, se tienen en cuenta dos parámetros: el pH y el cloro, aunque en ciertos casos también será fundamental tener en cuenta la dureza del agua.

consejos tratamiento agua piscina

El pH del agua

El pH es un valor que indica la tendencia ácida o básica del agua. Por ejemplo, el valor del pH puede variar entre el 0 y el 14 (de lo más ácido a lo más básico). El pH óptimo para el agua de una piscina es de 7,6; es decir un valor neutro.

Cuando los valores del pH se ubican por encima del 7,6, pueden provocar que:

  • Disminuya el poder desinfectante del cloro.
  • Aparición y crecimiento de algas y de bacterias.
  • Irritación de las mucosas de los usuarios.

La solución para estos casos es la de añadir un producto ácido que ayude a disminuir el pH tales como ácido clorhídrico o bisulfato sódico, productos específico para las piscinas de poliéster. Es importante saber que estos ácidos deben ser diluidos en agua previamente.

Cuando los valores del pH se ubican por debajo de 7, puede provocan:

  • La irritación en las mucosas de los bañistas.
  • Que el agua se vea más turbia

En estos casos, la solución es añadir carbonato de sodio con la finalidad de aumentar el nivel de  pH de agua ya que los cloradores salinos tiendes a aumentar el pH.

El cloro en el agua

El cloro ayuda a la desinfección del agua. Por lo general, se utilizan mediante el uso de pastillas de cloro concentrado, en polvo o en líquido. El ácido hipocloroso es la forma de cloro más utilizada gracias a su elevado poder desinfectante.

La dureza del agua

Al hablar de la dureza del agua nos referimos a la cantidad de carbonatos, sales y de magnesio que se encuentran disueltos en el agua. Este parámetro no debe confundirse con alcalinidad, la cual no es más que la suma total de los componentes que neutralizan los ácidos como por ejemplo los carbonatos, hidróxidos y bicarbonatos.

Cuando la dureza del agua es elevada, lo recomendable es colocar un sistema de filtración, para asegurarnos de la depuradora y la piscina no se vean afectados.

Más información

Cómo tratar el agua de la piscina
4.7 (93.33%) 15 voto[s]
Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button